Lo que ha dicho Pujalte en Hoy por Hoy es un nuevo alarde de la deriva surrealista que está tomando ese pulpo loco, pero a lo tedioso, en que se ha convertido el Partido Popular. Cada tentáculo aborda los micrófonos como le sale de la punta. No interesarse por lo que esta gente diga, no pedirles opinión: ya disponen de sus medios, mayoritarios, de su CarcHuenda. Reducir sus declaraciones a meros sueltos colaterales no sería ejercer la censura, sino el desprecio contra el deshonor. Y una especie de homenaje a la realidad.