Acabo de escuchar por la radio que si queremos que un melón o una sandía maduren, tenemos que meterlos en una habitación seca y fresca. Si yo dispusiera de una habitación seca y fresca posiblemente no necesitaría madurar un melón para que comérmelo me refrescara.