Tras la victoria de Merkel, los cansinos optimistas de costumbre han empezado a decir que ahora se volverá mejor para Europa. Yo siempre he visto que las mayorías hacen que la gente política saque lo peor de sí. Por eso me gusta este corto, seco y contundente artículo:

Los europeos esperan mucho de Alemania una vez que pasen las elecciones, en especial una visión de Europa que vaya más allá de la respuesta a las emergencias. Pero probablemente van a quedar decepcionados.

Pero no tan corto. Podéis leer el resto en diario.es