Por país de mierda que somos. www.elpais.com