Aquí:

Cualquiera diría que la derecha ha emprendido una de sus frecuentes campañas para ayudar a que el Partido Popular avance sin problemas en la demolición del Estado de bienestar y se perpetúe en el poder. Con sorprendente unanimidad y coincidencia en días y mensajes –vamos, como si recibieran el mismo e-mail con instrucciones a diario–, asegura que la izquierda está en desuso y que lo fetén es ser como ellos. Uno de sus más brillantes y profundos ideólogos, Esteban González Pons, lo describía en ABC el domingo con esta aguda sentencia: «Ser de derechas es ser de centro». En la portada, un Carlos Marx, llorando pétalos de rosa deshilachada, quedaba aprisionado entre una hoz desvaída y un martillo de medio pelo. Se ha acabado la superioridad moral de la izquierda. Les deprimía tanto sentir ese peso hasta hace cinco días justos, que ahora son felices al haber ahuyentado la evidencia que les acomplejaba.

Y aquí el resto: El Diario.