El exilio intelectual de la mujer republicana

6 10 2013

Sobre un documental necesario:

Hombres y mujeres de toda condición se vieron abocados a un exilio doloroso tras la Guerra Civil.  Los primeros meses de 1939, casi medio millón de españoles huyó por la frontera francesa. Junto a trabajadores, funcionarios, políticos y excombatientes vinculados a la defensa de la República, convivieron en el largo camino del destierro personalidades del ámbito cultural y artístico, docentes, científicos y profesionales cualificados. El país quedó así marcado por un significativo déficit intelectual, al que añadir el retraso en derechos y libertades que trajo consigo el franquismo.

Quienes partieron hacia el exilio se llevaron consigo el progreso adquirido durante el paréntesis republicano: cinco años que resquebrajaron el retraso social y que aportaron a la mujer cuotas de derechos desconocidas hasta la fecha.

 Leed la información completa en Público.

Acciones

Informacion

2 respuestas a “El exilio intelectual de la mujer republicana”

7 10 2013
Raúl Fernández Justo (18:07:56) :

“Somos de un lugar extraño que no es ni México ni España”. Un lugar que entiendo y con el que me identifico plenamente. No por nacer en México se es mexicano, no por haber vivido en España se es español. Espero con ansia esa exposición en México. De desarraigos y tristuras no se muere, ni se languidece; yo me quedo con lo positivo de ese extraño(a veces triste) lugar en que habemos muchos actualmente.

8 10 2013
Aracne (11:47:35) :

¿”Deficit intelectual”? No. un erial. No quedó ni uno: ni en escuelas, Institutos, Universidad…Un barrido total: en vidas, en exilios exteriores y, en el peor de todos, el exilio interior y sus tiempos de silencio. Todavía no se han reconstruido ni modificado los efectos de esos delitos de lesa justicia, de lesa inteligencia. Cuando empezaban a brotar y tomar cuerpo otras inteligencias, llegó el neoliberalismo y mandó a parar…En esas estamos: azotados y con la memoria rota.
Raúl, en todas las cosas habitar, “estar entre”, en el entre-dos, es justo el lugar más privilegiado, más universal y humano, el verdaderamente real. En entrambasaguas, cielito lindo…