Al feminismo ortodoxo siempre le ha faltado irreverencia y le han sobrado barbas, como al comunismo. Por eso en medio siglo hemos avanzado tanto.