Por mi tocaya Rosana, en www.elpais.es

Nota: Para ésta sí, con su naricita operada, todo el respeto. Descanse en paz.