Mañana -esta noche, para los socios- sale mi primera colu para eldiario.es, y os juro que la he escrito como si fuera la primera: entre sudores y dudas. En cierto modo, lo es. La primera de una nueva reencarnación mía. Esta etapa es de otra manera y trae placeres que ya había olvidado. El temblor de escribir, por ejemplo.