Recuperada nuestra Aracne, creo hablar en nombre de todos los insectos de la Tribu de la Mosca Cojonera al proclamar que nos sentimos exultantes por el hecho de tenerte de nuevo, a ti y a tu sabiduría, entre nosotros. Yo voy reponiéndome de este año asquerosillo que ha requerido de mí muchas fuerzas. Primero murió Tonino, luego vino la neumonía, luego tuve que poner los ovarios encima de la mesa e irme de El País, luego puse todas mis piezas juntas y empecé de nuevo, luego me caí de culo y se me jodió el coxis, luego… Queridos, la mierda que nos cae encima nos hace fuertes, y si es por la mierda política, en ese caso empezamos a ser como titanes y titanas frente a los titines y titinas que la están cagando un día tras otro. También he de decir que, entre los eventos mencionados, hubo también mucho amor y mucha amistad, y no pocas risas: el triunfo de la vida.

Dicho lo cual: Viva la República y viva nuestra Tribu, y viva nuestra Aracne.