Si alguno de vosotros vio las honras fúnebres de Chávez, repararía en la mirada vacua de Felipe de España, sentado detrás de Ahmadinejad, tratando de no mirarle el cogote. Pintoresca ceremonia, vive god. Con Maduro en el papel de Marco Antonio: «No he venido aquí para enterrar a César».