No seguirla, despreciarla como cosa del ‘Hola’. Y allí estaba la futura historia de España.