Tal como se deseaba desde este lugar hace semanas, por lo que hace y por lo que representa, mi querida amiga Mónica G. Prieto ha recibido este prestigioso premio, que recuerda a una de nuestras víctimas en defensa de la verdad. Mañana la veré, si los dioses quieren, me esperará en el aeropuerto de Beirut, y podré abrazarla con mi respeto, admiración y cariño. En www.infolibre.es