Esta reflexión de Concha Caballero: www.elpais.com