No os perdáis a David Torres

12 11 2013

No se me ocurre mejor forma de daros los buenos días que este artículo suyo:

Cuando abrimos la primera página de El mito de Sísifo, a los quince, a los diecisiete, a los dieciocho, muchos todavía sufríamos el sarampión de la adolescencia, aquel discreto coqueteo con la muerte en que la muerte nos había abandonado como una mala novia entre lecturas mal digeridas de Schopenhauer, Dostoievski y Hermann Hesse, entre profetas enloquecidos y lobos esteparios. Estábamos hartos de vodka ruso y de pesado licor alemán y de repente nos invitaban a una copa de suave vino francés que empezaba con una cita de Píndaro: “Oh alma mía, no aspires a la vida inmortal pero agota el campo de lo posible”. Y luego, de repente, la primera frase nos advertía que nos dejásemos de tonterías, que el suicidio era el único problema filosófico verdaderamente serio. Que creciéramos.

Entero, en Público.


Acciones

Informacion

3 respuestas a “No os perdáis a David Torres”

12 11 2013
Lola Fassía (14:03:07) :

Qué GRANDE es David Torres…
Qué bajeza la del tal Wert…

Gracias, Maruja, con un ABRAZO,

Lola.

12 11 2013
Rebeca (15:45:56) :

Mercès per la recomanació. I aprofito per fer-vos jo també la meva: la pel.lícula espanyola “STOCKHOLM” que s’ha finançat a petita escala i que és una meravella, al menys per a mi.

Petons! -i visca també el cinema- :)

13 11 2013
CBT (10:59:12) :

David hace un recorrido muy significativo sobre las influencias filosóficas de varias generaciones de las cuales Camús bebió de todas ellas sin emborracharse con ninguna. Tomó con sabiduría y humanidad la que consideró la dosis más noble. Aún siguen en danza tales tendencias la hora de encasillar las ideología imperantes, pero las vivencias de Camús nos recuerda que acompasemos la música y la letra antes de salir a bailar…
Muy bien hilvanado el artículo de David Torres para rematar el desgarro que supone la carencia de una ‘buena educación’ que siempre ha sido el mejor camino de la libertad de criterio, algo que no interesa para nada al actual gobierno del PP, maniobrada, tacañamente y torpemente, por su lacayo Wert.