Un pequeño parrafico:

Así es, ultrajada, como he visto al Rey -en diferido- en su discurso anual, a pesar de que todos los juancarlólogos y exégetas han coincidido en encontrar en sus palabras una clara muestra de realismo que supera por la izquierda las vaciedades de años anteriores. Le iba escuchando y la bola de las entrañas se me iba haciendo pinchos.

Completa, en El Diario.