Son horas de intensas emociones, de gran solidaridad… y de atender sin parar el teléfono. Mañana os lo cuento todo y bien y, entre tanto, gracias por vuestra compañía.