Lamento no saber latín para comentaros mi estado purulento como dios manda. Sin embargo, una cosa os aseguro: no puedo mirarme al espejo. Parezco un perro de los de Armani centrifugado.