O cardillos. Silvestres, creo. Pelados y estofados con una picada de ajo y almendra, riquísimos. Pero dan un trabajo…