Entre dos visitas (satisfactorias) a sendos doctores, un hombre joven que pide en la calle, con un cartón que no es como los habituales. Ni lloriquea ni habla de Dios. «Soy informático y tengo un bebé», proclama, escuetamente. Unido al cartón por un clip, su carné de identidad. El hombre joven lee, sentado al sol, mientras espera la solidaridad ajena.

Os dejo este reportaje de Jerónimo Andreu: www.elpais.com