La desobediencia de Gezi es la crónica desde dentro que nos ayuda a comprender.

Desobedecer no es solo nuestra obligación. Es nuestro privilegio.