Aquí:

María Dolores de Cospedal va a batir un récord mundial de populismo: dos reformas electorales en poco más un año (imaginen si lo hacen en Venezuela, por comparar). ¿La razón? Que la presidenta autonómica de Castilla-La Mancha está cayendo en las encuestas desde que ganó y, a este paso, la doña se va a estrellar. Para evitarlo, el año pasado cambió el reparto de escaños y amplió de 49 a 53 los diputados autonómicos, premiando a las provincias donde al PP le va mejor. Como ni siquiera así le basta para ganar, ahora proyecta una segunda reforma para rebajar el número de diputados a 25 y así garantizar una reelección que hoy está en cuestión.

Acabad de leerlo en El Diario.