Así la defienden Marc Marginedas, Javier Espinosa y Ricard García-Planas, en las páginas de El Mundo