La genial respuesta canadiense a la homofobia de Putinski: en Público.