Aquí os dejo uno de los párrafos de mi artículo de hoy:

Lo que a mí me pone tensa hoy es haber descubierto mi alma negra. Y es que ante la muerte de un banquero no he sido capaz de tenderme en el suelo y orar, y eso que Emilio Botín era –y sus herederos siguen siéndolo– acreedor devenido en accionista del diario en el que antaño pernocté. Pero es que no estoy acostumbrada a que los banqueros traspasen. Mucho más hecha me hallo a que lo hagan los grandes actores y actrices, los estupendos directores, los magníficos fotógrafos, las extraordinarias escritoras, los estremecedores narradores… En fin, gente que, en comparación, nada ha hecho por la humanidad.

Enterico lo podéis leer, como cada jueves, en eldiario.es