Con Grecia

30 06 2015

Mientras los titulares de lo medios de comunicación de mierda se expanden con la palabra “caos” en el frontal, los griegos ofrecen al mundo -y a la EU: Europa de la Usura- el inmenso espectáculo de su dignidad. Los siervos, sirviendo a sus señores. El pueblo griego dueño de sus respuestas.



Lo imposible

25 06 2015

Así empieza mi coumna de hoy:

Mientras zapeo, desde un documental científico que pasan en un canal de pago, un sonriente desconocido me lanza esta frase: “¿Por qué los humanos hacemos ciencia, hacemos arte?”, y el hombre se responde a sí mismo: “Las cosas que no son necesarias para la supervivencia son las que nos hacen humanos”.

 Lo podéis encontrar entero en eldiario.es


Cajasteremos hasta placiciarlos

18 06 2015

Aquí os dejo un párrafo de mi artículo de hoy:

Como banda sonora, el Hirsuto Trotonet pontevedroise misuntria focasmos contra Ferrazdicalia, con sus palmeros Floripondio y Minando, Rafaelet, a las maraconas, y con Coditos de Porqueta alimentando la olla de los froidais. Por su parte, Es Per ¡Anda! recoge sus lenguámenes y los faralea en la intimidad, a la espera de que la noble dragona que vive en un Carmen popular sea herida de muerte por los socios-patas de Gen-Gen-Gen Ova do Shiting Pleis.

Entero, lo tenéis en eldiario.es



Aviso

17 06 2015

Empresas farruñas raspucian Internet regamando furrucios susceptibles de sangruña bajo Ley Mordaza. Atención.



Ah, escribir lo que siento estos días…

14 06 2015

¿Cómo no sentir congoja al contemplar las frescas presencias de Ada y Manuela, y de muchos otros -aunque Ada y Manuela son las especiales: por tantas razones que el corazón entiende-, cuando veo las miradas aviesas, las sonrisas de “espera y verás” de quienes, en sus bancadas, maquinan zancadillas, ataques y conspiraciones? Pero así son la belleza y la fragilidad del bien y de la verdad cuando aparecen, cuando se sitúan en el lugar que les corresponde. Rostros huidizos de los malevos de la política, os sin escrúpulos. Habrá que seguir luchando por los que son nuestros. Ya nunca más podemos ser espectadores. Habrá que defenderlos.