Un trontro útil

24 09 2015

Aquí tenéis el primer párrafo de mi artículo de hoy:

Tenía que ocurrir. Tarde o temprano, la persona que se esconde dentro del atuendo oficial de presidente de Gobierno tenía que aflorar con todo su esplendor en la arena. Como la verdad flota sobre el error y el aceite, sobre el agua, la trontruna y la framangancia sobresalen y flop, flop, flop, ahí va Mariano Rajoy con la boca entreabierta del gobernante que se ve arrinconado por un buen profesional del periodismo. Ahí va, como cuando anadeaba en la ría, pero esta vez, oh, cielos, ¿qué es eso? ¿Un tiburón, una piraña? No, sólo un buen periodista. Cómo estaremos, de desacostumbrados -especialmente el ilustre pontevedrés unidimensional- al correcto interrogatorio, relajado y certero, que ni siquiera se nos ha ocurrido pensar que, entre todas las entrevistas que le han hecho desde que abandonó el armario de su desdén a los medios, ésta es la primera vez en que don Mariano se ve en un brete serio.

 Entero, en eldiario.es


La merde parisienne

17 09 2015

Aquí tenéis un párrafo de mi artículo de hoy:

Parte del país pena por mejorarlo desde abajo, y el activismo se esfuerza por el bien común, y muchos se mesan el alma intentando que brote algo de luz en mitad de tanta ansia de tinieblas y de tanta culpable incompetencia. Y he aquí que, a lo tonto, a lo más tonto que nunca, nuestras criaturas malgastan su tiempo y atontan sus entendederas estudiando Religión en las aulas de las escuelas públicas y en las concertadas, que pertenecen casi todas a curas y monjas. Coño, puestos a contarles cuentos, cuánto más instructivos serían los de Perrault o los de Hans Christian Andersen, aunque desde luego no en la Versión Ana Botella.

 Podéis leerlo completo en eldiario.es


Esto también nos parecerá que ha pasado

10 09 2015

Os dejo un párrafo de mi artículo de hoy:

Pero esto también pasará. O más bien, como ocurre con todo, se superpondrá, la gran tragedia del éxodo de este siglo se enquistará –en los países más cercanos a las guerras se ha engastado ya entre los otros problemas locales–, se asentará como un mal endémico al que se irán aplicando burocráticas soluciones cada vez más rutinarias; insuficiencias e injusticias. Creeremos que ha pasado, en el sentido de que sucedió, oh, sí, recordaré las imágenes, recordaré mi indignación, recordaré la afrenta que supuso la tibieza de nuestros gobernantes, el orgullo de ver las ciudades y a los ciudadanos clamar por la decencia. Y creeremos que ha pasado en el sentido de: bueno, ya está, ahora nos encontramos en otra fase, ante otras urgencias, se arregló. Sólo cuando rebrote, y lo hará, recordaremos que el mal de la historia ha llegado para quedarse. La guerra en Siria, también. No la atendimos a tiempo y ahora es más de todo eso.

 Entero, lo encontraréis en eldiario.es


Su broma acaba de empezar

3 09 2015

Os dejo el primer párrafo de mi primer artículo del retorno:

Aparte del escándalo jurídico ya expuesto por los entendidos, aparte de la grave torpeza que supone hacer mártir avant la lettre a Artur Mas –y de envolver con un nuevo vaho patriótico el asunto de las comisiones del 3% que se sospecha recibía Convergència–, aparte del miedo que da un Gobierno que ha manipulado la Justicia hasta convertirla en un azote para la ciudadanía… Aparte de tantos apartes, y al margen de todo ello, que no es cáscara ni polvo, lo verdaderamente aterrador de las últimas noticias del Partido Popular es que nuestra derecha sea una formación capaz de admitir, albergar, alimentar y premiar a un personaje como Xavier García Albiol.

Lo tenéis, entro, en eldiario.es



Aquí estamos de nuevo

3 09 2015

Espero que hayáis gozado de un agosto con salud y momentos felices, y que las muchas tragedias que ocurren no os hayan alcanzado más que en la conciencia. Yo no he veranead pero he tenido un tiempo frúctifero, y he recolectado material para el libro al que hoy empiezo a dar forma. No se parece a los anteriores, es más periodístico y espero que salga para Navidad.

El nuevo curso se presenta extremadamente duro pero no imposible. Difícil y, a ratos, repugnante. Pero hay material para apuntalarse.

Bienvenida, gente.