Empresas farruñas raspucian Internet regamando furrucios susceptibles de sangruña bajo Ley Mordaza. Atención.