Aquí tenéis el primer párrafo de mi artículo de hoy:

Dos exasperaciones tiran de nosotros, al menos de mí, cuando alguien me dice que el nuestro es un país desastroso y que no tiene remedio, o cuando soy yo quien lo afirmo, exasperada. Por un lado, la desproporción en la administración de justicia, que se ceba en los desiguales de abajo mientras admite cuantas vías de escape al castigo utilizan los desiguales de arriba. Por otro, la no menos espeluznante incapacidad de los partidos a la izquierda del PSOE para unirse y aplicarse, juntos, a la tarea de desengancharnos del vicio del bipartidismo.

 Entero lo odéis leer en eldiario.es