Os dejo el principio de mi artículo de hoy:

-¿Compañeros? Hola, soy Maruja.

-….

-Creo que hoy no voy a poder mandarla. Vamos, es que no podré ni escribirla. No es que me pase algo, o que no me pase nada, o que no sienta algo, o que no sienta nada. Es que hoy no querría añadir más palabras al aluvión de letras, sílabas, diptongos, participios, partículas, verbos, sujetos, predicados y demás charanga. Sujetados y predicadores. Tantos signos de admiración, tan pocos de interrogación profunda… Cuando la palabra es ruido, quizá el silencio sea la mejor elección.

 Entero, lo tenéis en eldiario.es