Esta reflexión de Ilya U. Topper en elconfidencial.com es dura pero muy lúcida.