Os dejo el primer párrafo de mi artículo de hoy:

La pantomima ha sido eficazmente representada durante los últimos días por Mariano Anfitrión, toda una revelación para Occidente, desde su sala de estar oficial. Con la imprescindible colaboración de los otros -todos machos, dicho sea de paso-, y de la prensa mayoritaria a la que su Gobierno tan generosamente subvenciona, y de las televisiones, subvencionadas o no, que disfrutan lanzando cortinas de humo, y de las radios que se entretienen con estas cosas y amplían sus entrevistas a políticos del sistema mientras reducen los espacios de debate, con todo ese bagaje ocurrió que: Mariano el Tancredo, Mariano el Bobo, Mariano el Indiferente, Mariano el Pasota y Mariano el Nonfarniente se han quitado los trajes recortables y se han fundido en uno solo, bajo el nuevo y posiblemente único y verdadero otro disfraz: Mariano el Ven A Mis Brazos Colega, que estamos juntos en esto. El unidimensional muñeco útil de la derecha europea es, de repente, Un Ser Humano. Alguien que escucha, que dialoga, que comprende. Alguien que se prodiga, que se entrega, se da.

 Entero, en eldiario.es