Os dejo un párrafo de mi artículo de hoy:

En una de las estanterías de mi casa, entre libros, como es natural, reposa un bello objeto que me regalaron hace tiempo. Se trata de un calzador de acero inoxidable, en forma de zapato femenino con tacón de aguja, de diseño etéreo pero de masa contundente: fuerte, potente y fácil de agarrar para calzarte sin tomar asiento y especialmente indicado, también, para utilizarlo como arma defensiva, tanto si quieres darle al posible intruso que te viola la intimidad en la sien con el femenino tacón, como si deseas hundirle la cúpula de los sesos con el talón, o hacerle callar metiéndole la punta por la boca.

 Entero, en eldiario.es, como cada jueves.