Bangkok, reportaje gráfico

1 02 2016
Falso exotismo. Esta foto me la hizo Mónica a la entrada de su edificio, en donde, como en muchos boques importantes, hay instalado un templete para complacer a los dioses. Si ampliáramos la imagen veríamos el Bangkok real. Urbano, populoso, multiocupado y muy, muy Blade Runner.

Falso exotismo. Esta foto me la hizo Mónica a la entrada de su edificio, en donde, como en muchos bloques importantes, existen templetes para complacer a los dioses. Si ampliáramos la imagen veríamos el Bangkok real. Urbano, populoso, multiocupado y muy, muy Blade Runner. El que més me gusta, de lo que he visto hasta hoy.

Esta imagen se acerca más a la realidad. Aunque lo más interesante es que no aparece, y es el lugar desde el que está tomada, uno de los numerosos pasadizos elevados, metacalles que conducen del Skytrain -rren bala elevado que conecta los distintos puntos de la ciudad- a los centros comerciales, enormes, abundantes, un mundo dentro de otro mundo, en donde comprar se confunde con vivir, o todo es uno.

Esta imagen se acerca más a la realidad. Aunque lo más interesante es lo que no aparece, y es el lugar desde el que está tomada, uno de los numerosos pasadizos elevados, metacalles que conducen del Skytrain -tren bala elevado que conecta los distintos puntos de la inmensa ciudad- a los centros comerciales, enormes.

Pantallas gigantescas, como la que en Blade Ranner alentaba a dejar la Tierra por una urbanización planetaria más respirable, salpican Bagkok con tal cantidad de spots ublicitarios de marcas globales que, al final, se neutralizan entre sí, pero componen un fascinante mosaico.

Pantallas gigantescas, como la que en Blade Ranner alentaba a dejar la Tierra por una urbanización planetaria más respirable, salpican Bagkok con tal cantidad de spots publicitarios de marcas globales que, al final, se neutralizan entre sí.

Seguimos arriba. En realidad toda esta magia futurista apenas envuelve el ritual cotidiano de la supervivencia. Levantarse, caminar, trabajar, comprar, alimentarse, caminar, acostarse. Como en cualquier lugar del mundo, pero con iconografía futurista.

Seguimos arriba. En realidad toda esta magia futurista apenas envuelve el ritual cotidiano de la supervivencia. Levantarse, caminar, trabajar, comprar, alimentarse, caminar, acostarse. Como en cualquier lugar, pero con iconografía futurista.

Exhibición de bolsos en una tienda cara de uno de los Malls o Markets. Material japonés y dependientas ceremoniosas. Ah, en esos malls, los porteros saludan militarmente y a veces hasta te sueltan un taconazo.

Exhibición de bolsos en una tienda cara de uno de los Malls o Markets. Material japonés y dependientas ceremoniosas. Ah, en esos malls, los porteros saludan militarmente y a veces hasta te sueltan un taconazo. Hay ascensoristas que van de úsares.

A la entrada del Siam, dicen que el Market más importante -y eso significa el más grande-, una escalofriante figura: la mujer s´lo piernas y brazos que contempla el paso del Skytrain con sus ojos inexistentes, ser efímero asomada a un balcón si aire.

A la entrada del Siam, dicen que el Market más importante, una escalofriante figura: la mujer sólo piernas y brazos que contempla el paso del Skytrain con sus ojos inexistentes, ser efímero asomada a un balcón sin apenas aire.

Desde esta otra perspectiva, todavía me parece más escalofriante: piernas, brazos, vagina. Manos para comprar, piernas para recorrer tiendas, vagina para complacer. La Descerebrada. Deseada.

Desde esta otra perspectiva, todavía me parece más escalofriante: piernas, brazos, vagina. Manos para comprar, piernas para recorrer tiendas, vagina para complacer. La Descerebrada Deseada.

Un último vistazo, por hoy, al Bangkok más chocante. Las pantallas de publicidad componen un mosaico de complicidad entre el que se disuelve el ciudadano-consumidor.

Un último vistazo, por hoy, al Bangkok más chocante. Las pantallas de publicidad componen un mosaico de complicidad entre el que se disuelve el ciudadano-consumidor.


Acciones

Informacion

4 respuestas a “Bangkok, reportaje gráfico”

1 02 2016
Manuel (13:22:34) :

Hola Maruja, hoy hemos andado casi por los mismos sitios heheh que pena no haber coincidido para saludarte y oír hablar castellano. Si tienes tiempo para un café y te apetece escuchar la historia de Carmen no dudes en contactarnos. Llevamos más de un año aquí atrapados. Un abrazo

2 02 2016
Raúl Fernández Justo (01:29:15) :

Megaurbe.Se parece al Distrito Federal( que ha dejado de llamarse así hace dos días).A Bangkok parece que solo le faltan los vehïculos voladores para dar esa impresión de futuro imperfecto.Comprar y consumir hasta la saciedad parece la norma globalizada en todo el mundo ya. Todo es uniforme.Me esperaba algo más intrínseco, peculiar y diferenciador.Me quedó con la foto de la ensoñación exótica del templete tailandés.¿Será por que sales tu, querida Maruja?
Besos y abrazos.Disfruta lo que tu intelecto te obsequia( ver lo que nadie ve y asombrarse de lo que para los demás es costumbre y rutina).¡A gozar!

2 02 2016
Raúl Fernández Justo (01:39:14) :

Bueno,y tendrás ocasión de ver cosas divertidas y espectaculares…

http://youtu.be/brPdElU2FyA

6 02 2016
Lola Fassía (01:25:49) :

Maruja mía/nuestra, tu aspecto es ENVIDIABLE, no aparentas en absoluto tus 70 veces diez.
Cuántas mujeres de entre 40 y 50, recauchutadas hasta lo imposible -las veo en revistas y en pogramas de cotilloá-, darían sus labios y pómulos de plástico, y demás añadiduras, por tener esa lozanía tuya tan natural.
Me encantan las fotos, tus comentarios, TOOOODOOOO.

GRACIAS POR PERMITIRME VIAJAR CONTIGO.

ABRAZOS,

Lola.