Conocí anuarios más felices

31 12 2015

Así empieza mi artículo de hoy:

El privilegio de escribir un artículo en el día final del año se parece mucho, en los nervios que me provoca, a terminar un capítulo en un libro -de ficción o no-, ignorando qué voy a introducir en las páginas siguientes. Pero en un libro mando yo.

En la realidad, por desgracia, disponemos de un control mínimo. Mínimo en los acontecimientos, máximo -deberíamos- en la lucidez con que los examinamos.

 Entero, en eldiario.es


Qué pestazo

8 10 2015

Os dejo el primer parrafico de mi artículo de hoy:

Pocas situaciones más oportunas para que la Unión Europea suspenda el acuerdo de Schengen -desde luego, infinitamente superior a la Invasión de los Otros que tanto tememos- que el hecho de que la Justicia esté permitiendo que Rodrigo Rato vaya por ahí suelto, con el carné de identidad en el bolsillo y un yate para surcar las aguas. Éstos de la UE están en lo que están, que es un no estar en ningun sitio cuando se les necesita.

 Enrtero, en eldiario.es


Lo inevitable

9 07 2015

Éste es el arranque de mi artículo de hoy:

Ni harta de vino habría querido perderme, ni como periodista ni como persona, ni como observadora ni como vividora, ni como mujer ni como hija de mi madre, ni como ciudadana ni como apátrida…

Acortando: no habría querido perderme la durísima pero importante época que viene. Porque ya es inevitable admitir que el cambio es inevitable. Y mucho más inevitable resulta pensar que la verdadera naturaleza del cambio se organizará inevitablemente conforme la sociedad vaya permeando su tejido a las novedades que van viniendo. Como el agua, los cambios empaparán el fondo, colándose por cualquier grieta, por mínima que sea.

Lo podéis leer entero en eldiario.es



Viva Grecia, Mariano

2 07 2015

Aquí tenéis un párrafo de mi artículo de hoy:

Se trata de escaramuzas desesperadas de líder agónico que él, en su desvarío, considera posiblemente tácticas adecuadas, ayudado por la claca de estimulantes jovenzanos que ahora le rodea. Caerán babas verdes de sus bocas pero, creedme, más allá de ponernos de momentánea mala hostia, no nos afectarán. Mariano Rajoy y, lo que es más importante, su partido, van a ser relevados al lugar del que nunca debieron salir. Que, desgraciadamente, no es la nada, sino un pedazo de este algo, exactamente el que les corresponde por el número de gente de derechas que hay en este país. Ni más ni menos. Con eso debería bastarles. A nosotros nos sobra. Y eso porque, nosotros sí, consideramos que las urnas son sagradas.

 El artículo entero lo encontraréis en eldiario.es


La vuelta al calcetín

14 05 2015

Aquí tenéis el primer párrafo de mi artículo de hoy:

Poco partidaria como soy de las patrias y de sus patriotas, observo, como muchos otros, un amor mundano y cálido hacia la ciudad en donde fui nacida, y en la que crecí, y a sus partes más íntimas. A falta de un pueblo pequeño, que para mí es la quintaesencia de lo próximo, concibo la ciudad como un conjunto de barrios convertidos en pueblos, en aldeas, en núcleos de convivencia en donde nadie debe sentirse excluido, nadie perdido o ajeno. Tal es mi ideal, y supongo que existe mucha gente como yo, personas que, ante la experiencia de la vida, de los avatares en que nos vemos envueltos, de las preguntas que debemos hacernos, cada vez nos ensimismamos más, pero no en el sentido egoísta sino en el de enriquecernos por dentro acotando el terreno, cuidándolo y amándolo.

 Entero lo podéis encontrar en eldiario.es