Lágrimas negras

7 01 2016

Así empieza mi primer artículo del año:

Ese lagrimón, resbalando por el rostro oscuro del presidente Obama, trazando un riachuelo perfectamente definido, el llanto de un hombre bueno, podríamos decir. Cómo me gustaría poseer la ilusión necesaria para creer que no se trata de un truco, del recuerdo de una desilusión o un dolor infantil hábilmente evocado en un discurso; ni el producto de una mala digestión o de una pelea con Michelle, o de unas hemorroides repentinas. Porque, de entrada, me conmoví, con esa capacidad que aún conservo para el primer primor de político, pero que es como empezar una partida de ping-pong cuando ya tienes artrosis: devuelves bien el golpe inicial, con modos del ayer, pero en seguida el otro empieza a colarte tantos.

Podéis leerlo entero en eldiario.es



Conocí anuarios más felices

31 12 2015

Así empieza mi artículo de hoy:

El privilegio de escribir un artículo en el día final del año se parece mucho, en los nervios que me provoca, a terminar un capítulo en un libro -de ficción o no-, ignorando qué voy a introducir en las páginas siguientes. Pero en un libro mando yo.

En la realidad, por desgracia, disponemos de un control mínimo. Mínimo en los acontecimientos, máximo -deberíamos- en la lucidez con que los examinamos.

 Entero, en eldiario.es


Soy buenista

26 11 2015

Aquí tenéis el primer párrafo de mi columna de hoy:

Ahora que los hombres de la guerra -incluidas no pocas mujeres- andan de nuevo sueltos, aunque sería cosa de preguntarse cuándo no lo estuvieron; ahora que suenen otra vez los tambores, aunque sea sin orden ni concierto, desafinadamente, como aullidos de cobardes ventajistas que por fin asoman la cabeza entre las matas; ahora que el concepto de cordura parece el nombre de una heroína del teatro victoriano asesinada por su padrastro. Ahora que demasiados sacan penacho y pocos muestran seso, quiero decir aquí que me siento muy orgullosa de pertenecer al bando del buenismo.

Entero, en eldiario.es



Como una nota limpia

19 11 2015

Os dejo el principio de mi artículo de hoy:

-¿Compañeros? Hola, soy Maruja.

-….

-Creo que hoy no voy a poder mandarla. Vamos, es que no podré ni escribirla. No es que me pase algo, o que no me pase nada, o que no sienta algo, o que no sienta nada. Es que hoy no querría añadir más palabras al aluvión de letras, sílabas, diptongos, participios, partículas, verbos, sujetos, predicados y demás charanga. Sujetados y predicadores. Tantos signos de admiración, tan pocos de interrogación profunda… Cuando la palabra es ruido, quizá el silencio sea la mejor elección.

 Entero, lo tenéis en eldiario.es


Nos vamos a enterar

5 11 2015

Os dejo el primer párrafo de mi artículo de hoy:

La pantomima ha sido eficazmente representada durante los últimos días por Mariano Anfitrión, toda una revelación para Occidente, desde su sala de estar oficial. Con la imprescindible colaboración de los otros -todos machos, dicho sea de paso-, y de la prensa mayoritaria a la que su Gobierno tan generosamente subvenciona, y de las televisiones, subvencionadas o no, que disfrutan lanzando cortinas de humo, y de las radios que se entretienen con estas cosas y amplían sus entrevistas a políticos del sistema mientras reducen los espacios de debate, con todo ese bagaje ocurrió que: Mariano el Tancredo, Mariano el Bobo, Mariano el Indiferente, Mariano el Pasota y Mariano el Nonfarniente se han quitado los trajes recortables y se han fundido en uno solo, bajo el nuevo y posiblemente único y verdadero otro disfraz: Mariano el Ven A Mis Brazos Colega, que estamos juntos en esto. El unidimensional muñeco útil de la derecha europea es, de repente, Un Ser Humano. Alguien que escucha, que dialoga, que comprende. Alguien que se prodiga, que se entrega, se da.

 Entero, en eldiario.es