Os recomiendo este blog

21 02 2014

Cosmopolita, sensible y distinto sobre formas de vida y de observación y de memoria. Su autora es Pascale Feghali, amiga mía beirutí desde hace muchos años, persona de delicada agudeza y apasionada antropóloga cinematográfica. Actualmente vive en Atenas.



Os dejo mi colu de hoy

7 11 2013

Aquí está:

Algún día, algún adolescente del futuro, nos mirará a la cara y dirá: “Pero tú lo sabías, ¿verdad? Tú sabías que en la isla de Lampedusa morían a cientos, a muchos cientos, los hombres y mujeres y niños que huían hacia una vida mejor, y que había leyes que impedían a los ciudadanos socorrerles. Sabías que llegaban de todos los agujeros negros del mapa, arracimados en pateras y cayucos, en un esfuerzo supremo por sobrevivir. Llegaban con fe, con el miedo comiéndoles los talones y el hambre de empezar de nuevo en las entrañas. Y se les detenía, se les hacinaba, se les confinaba, se les devolvía a cualquier parte, con tal de no seguir teniéndole presentes…

Leedlo completo en El Diario.



Mi colu de hoy

31 10 2013

Aquí tenéis el primer parrafico:

Una amiga mía sostiene que no solo está terminando el Estado de Bienestar, sino que nos hallamos en pleno exterminio de la era de la Ilustración, como lo prueba el hecho de que las editoriales de fuste prefieran publicar Cómo ser feliz chupando cada día una ciruela a, por ejemplo, la obra de un filósofo. Si tal aseveración resulta cierta, que no cunda el pánico. Pues los españoles nos encontramos en las mejores condiciones posibles para vivir inmersos en el oscurantismo y, además, disfrutarlo. Es algo que siempre se nos ha dado bien y, hoy en día, más que nunca.

 El resto, en El Diario.


Mi colu de hoy

24 10 2013

Hélo aquí:

Como receptora que fui, a finales de los años 40 del siglo pasado, de algunas mantas usadas del Ejército y de un juego de café de loza de juguete, en miniatura, por parte de las piadosas damas falangistas del Auxilio Social, declaro que haber visto a los míos, para merecer la dádiva, hacer profesión de pobreza –y de catolicismo: una cosa va con la otra, en este país–, me dejó perdurable y sanamente asqueada. No creáis que aquellas vestales de la virtud, bigotudas y emballenadas –o lánguidas y moralmente erráticas cual Teresa en sus últimas tardes–, se alejaban demasiado de la versión social del actual Amanecer Dorado, ni de las novias, o novios, de esos enhiestos mozalbetes de Nuevas Generaciones y aledaños. Pues las purgas de ricino y las denuncias por desafecciones al régimen, tan caras al fascismo –y hoy innecesarias, porque nos purgamos solos–, iban parejas con las obras buenas. Ah, sí. Las obras buenas. La mano derecha de los que mandaban no se inmutaba cuando su otra mano derecha obligaba a los siervos a tragarse el bajativo.

Y la continuación, en El Diario.



Mi colu de hoy

17 10 2013

Así empieza:

¿Habéis visto las sonrisas de los hombres y las mujeres que, convocados por la PAH, arropan y defienden a los desahuciados del bloque de Salt? ¿Y las de los ocupantes del edificio? Del suelo a los balcones, y de aquí hacia abajo, rostros resplandecientes enredaban en un objetivo común, luchar y vencer, sus muestras de felicidad. Celebraban la orden de paralización temporal del desalojo, recién dictada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. Dure lo que dure. Un pasito. Un precedente. Una alegría, en estos tiempos sórdidos y arbitrarios. Conviene atesorarla.

Y sigue en El Diario.