Bangkok, reportaje gráfico

1 02 2016
Falso exotismo. Esta foto me la hizo Mónica a la entrada de su edificio, en donde, como en muchos boques importantes, hay instalado un templete para complacer a los dioses. Si ampliáramos la imagen veríamos el Bangkok real. Urbano, populoso, multiocupado y muy, muy Blade Runner.

Falso exotismo. Esta foto me la hizo Mónica a la entrada de su edificio, en donde, como en muchos bloques importantes, existen templetes para complacer a los dioses. Si ampliáramos la imagen veríamos el Bangkok real. Urbano, populoso, multiocupado y muy, muy Blade Runner. El que més me gusta, de lo que he visto hasta hoy.

Esta imagen se acerca más a la realidad. Aunque lo más interesante es que no aparece, y es el lugar desde el que está tomada, uno de los numerosos pasadizos elevados, metacalles que conducen del Skytrain -rren bala elevado que conecta los distintos puntos de la ciudad- a los centros comerciales, enormes, abundantes, un mundo dentro de otro mundo, en donde comprar se confunde con vivir, o todo es uno.

Esta imagen se acerca más a la realidad. Aunque lo más interesante es lo que no aparece, y es el lugar desde el que está tomada, uno de los numerosos pasadizos elevados, metacalles que conducen del Skytrain -tren bala elevado que conecta los distintos puntos de la inmensa ciudad- a los centros comerciales, enormes.

Pantallas gigantescas, como la que en Blade Ranner alentaba a dejar la Tierra por una urbanización planetaria más respirable, salpican Bagkok con tal cantidad de spots ublicitarios de marcas globales que, al final, se neutralizan entre sí, pero componen un fascinante mosaico.

Pantallas gigantescas, como la que en Blade Ranner alentaba a dejar la Tierra por una urbanización planetaria más respirable, salpican Bagkok con tal cantidad de spots publicitarios de marcas globales que, al final, se neutralizan entre sí.

Seguimos arriba. En realidad toda esta magia futurista apenas envuelve el ritual cotidiano de la supervivencia. Levantarse, caminar, trabajar, comprar, alimentarse, caminar, acostarse. Como en cualquier lugar del mundo, pero con iconografía futurista.

Seguimos arriba. En realidad toda esta magia futurista apenas envuelve el ritual cotidiano de la supervivencia. Levantarse, caminar, trabajar, comprar, alimentarse, caminar, acostarse. Como en cualquier lugar, pero con iconografía futurista.

Exhibición de bolsos en una tienda cara de uno de los Malls o Markets. Material japonés y dependientas ceremoniosas. Ah, en esos malls, los porteros saludan militarmente y a veces hasta te sueltan un taconazo.

Exhibición de bolsos en una tienda cara de uno de los Malls o Markets. Material japonés y dependientas ceremoniosas. Ah, en esos malls, los porteros saludan militarmente y a veces hasta te sueltan un taconazo. Hay ascensoristas que van de úsares.

A la entrada del Siam, dicen que el Market más importante -y eso significa el más grande-, una escalofriante figura: la mujer s´lo piernas y brazos que contempla el paso del Skytrain con sus ojos inexistentes, ser efímero asomada a un balcón si aire.

A la entrada del Siam, dicen que el Market más importante, una escalofriante figura: la mujer sólo piernas y brazos que contempla el paso del Skytrain con sus ojos inexistentes, ser efímero asomada a un balcón sin apenas aire.

Desde esta otra perspectiva, todavía me parece más escalofriante: piernas, brazos, vagina. Manos para comprar, piernas para recorrer tiendas, vagina para complacer. La Descerebrada. Deseada.

Desde esta otra perspectiva, todavía me parece más escalofriante: piernas, brazos, vagina. Manos para comprar, piernas para recorrer tiendas, vagina para complacer. La Descerebrada Deseada.

Un último vistazo, por hoy, al Bangkok más chocante. Las pantallas de publicidad componen un mosaico de complicidad entre el que se disuelve el ciudadano-consumidor.

Un último vistazo, por hoy, al Bangkok más chocante. Las pantallas de publicidad componen un mosaico de complicidad entre el que se disuelve el ciudadano-consumidor.



Su broma acaba de empezar

3 09 2015

Os dejo el primer párrafo de mi primer artículo del retorno:

Aparte del escándalo jurídico ya expuesto por los entendidos, aparte de la grave torpeza que supone hacer mártir avant la lettre a Artur Mas –y de envolver con un nuevo vaho patriótico el asunto de las comisiones del 3% que se sospecha recibía Convergència–, aparte del miedo que da un Gobierno que ha manipulado la Justicia hasta convertirla en un azote para la ciudadanía… Aparte de tantos apartes, y al margen de todo ello, que no es cáscara ni polvo, lo verdaderamente aterrador de las últimas noticias del Partido Popular es que nuestra derecha sea una formación capaz de admitir, albergar, alimentar y premiar a un personaje como Xavier García Albiol.

Lo tenéis, entro, en eldiario.es



Aquí estamos de nuevo

3 09 2015

Espero que hayáis gozado de un agosto con salud y momentos felices, y que las muchas tragedias que ocurren no os hayan alcanzado más que en la conciencia. Yo no he veranead pero he tenido un tiempo frúctifero, y he recolectado material para el libro al que hoy empiezo a dar forma. No se parece a los anteriores, es más periodístico y espero que salga para Navidad.

El nuevo curso se presenta extremadamente duro pero no imposible. Difícil y, a ratos, repugnante. Pero hay material para apuntalarse.

Bienvenida, gente.



Lo inevitable

9 07 2015

Éste es el arranque de mi artículo de hoy:

Ni harta de vino habría querido perderme, ni como periodista ni como persona, ni como observadora ni como vividora, ni como mujer ni como hija de mi madre, ni como ciudadana ni como apátrida…

Acortando: no habría querido perderme la durísima pero importante época que viene. Porque ya es inevitable admitir que el cambio es inevitable. Y mucho más inevitable resulta pensar que la verdadera naturaleza del cambio se organizará inevitablemente conforme la sociedad vaya permeando su tejido a las novedades que van viniendo. Como el agua, los cambios empaparán el fondo, colándose por cualquier grieta, por mínima que sea.

Lo podéis leer entero en eldiario.es



Con Grecia

30 06 2015

Mientras los titulares de lo medios de comunicación de mierda se expanden con la palabra “caos” en el frontal, los griegos ofrecen al mundo -y a la EU: Europa de la Usura- el inmenso espectáculo de su dignidad. Los siervos, sirviendo a sus señores. El pueblo griego dueño de sus respuestas.