Sale Mario Gas

Una de las pocas cosas buenas que le reconozco a Gallardón fue poner como directora de Las Artes a Alicia Moreno -una de las dos hijas de Núria Espert y Armando Moreno; la otra es Nurita, actriz, y yo la adoro desde hace tiempo-, quien a su vez colocó al frente de la Compañía Nacional de Teatro, en el Español, a ese hombre que sabe tanto y lo hace todo tan bien, y a quien también quiero mucho desde hace décadas. Pues bien, Gas ha recibido el correspondiente Botellazo: www.elpais.com

Ley de Murphy a tope.

Por |2012-03-09T18:34:42+01:0009/03/2012|Categorías: teatro|Etiquetas: , , |6 Comentarios

Anna Bolena

La producción, oscura -el libreto es tremebundo: mucha desgracia hay-, es del propio Liceu. Estética filo nazi, unos paneles de madera que sugieren murallas, en algunas escenas pantallas de vigilancia, algunos figurantes encapuchados con cabezas de cuervos… Los hombres -Carlo Colombara como Enrico VIII, Josep Bros como Percy- son correctos pero no emocionan. Sin embargo, las mujeres… Ah. Primero, Sonia Prima, contralto, que hace del músico Smenton, enamorado de Ana, que la delató. Excelente en su travestimiento, como presencia escénica y muy bien de voz. Elïna Garanca, mezzosoprano, posee una voz extraordinaria, carnal, emotiva, y estuvo estupenda como Giovanna Seymour. Muy guapa, muy buena actriz, muy potente.

Y ahora hablemos de Edita Grubrova. Con 64 tacos, y no siendo ésta ya la primera representación en la que encarna a Bolena -ni en esta temporada ni en su carrera: en el propio Liceu la cantó en 1992-, posee un dominio, un mando, espectaculares. Y una voz que es lo más parecido al correr del agua, al correr de la luz, al vuelo de los pájaros… Anna Bolena es un papel muy difícil en el repertorio del bel canto. Expresar el sufrimiento en alaridos controlados nacidos de una música incansable, y resultar emocionante, creíble, conmovedora… Con 64 años, criaturas mías. Fue bellisimo.

Y el dúo del segundo acto entre Bolena y Seymour fue supremo. Saltamos todos en una ovación cuyo calibre sólo fue superado cuando Edita cantó el aria de la locura -area de aparcamiento do van a parar siempre, en un momento u otro, las heroínas del bel canto; las del verismo pasaban por el departamento de tuberculosis-, que no es que ovacionáramos: ¡es que rugimos!

Aparte de las fotos, os subo un yutubegruderova, para que nada falte.

Ahí van fotos del evento, al que fui con Neus. Dejamos a Tonino jugando con y al cuidado de sus hijos.

Neus, escalinata de entrada

Ídem, servidora

Vista desde anfiteatro

Desde nuestro asiento en platea

El escenario, antes de cerrar la cámara

Neus y yo, Salón de los espejos

Vista del Salón de los Espejos

Colombara saluda al final

Saludo de los principales

El saludo de Edita al final del primer acto

Por |2011-01-27T09:16:16+01:0026/01/2011|Categorías: prácticas artísticas, teatro|Etiquetas: |18 Comentarios

Un gran señor

Gran señor, fino y culto. Tuve la suerte de tratarle un poco cuando yo trabajaba para Cultura de El País. Era de ese tipo de gente que enriquece el mundo con su elegancia. Y ha vivido, por lo que sé, como ha querido.

En otro desorden de cosas. Esto ya está. Me falta el epílogo -que es un trabajo muy agradecido- y corregir como si no hubiera un mañana. Pero ya está. Esta noche me voy al  Liceu a ver la Ana Bolena. Haré fotos y mañana las veremos. Muchas gracias por la compañía. Ahora tengo un perdonen -dentro de la saga Grandes Hombres Abyectos que empecé con Álvarez Cascos- y luego, masaje y peluquería, que estoy hecha una pocilga humana.

foto de Efe publicada hoy por El País

Por |2011-01-26T09:33:53+01:0025/01/2011|Categorías: actualidad, periodismo, prácticas artísticas, teatro|Etiquetas: |28 Comentarios

Información para madres

Carmen empieza con un mulato en gayumbos (¿o es con elle?) que da vueltas al escenario, castigado a correr con un fusil; la protagonista se refrota cantiduvi contra todo lo que le echen y, por supuesto, el casto José. Y a principios del tercer acto sale un torerillo en bolas, sacudiendo el pito a saltitos como si toreara. No creo que para tu criatura sea perjudicial, ya te digo que es ingenuamente sixties, va a creer que la tía hace flexiones y en cuanto a la desnudez… No hay nada obsceno. Eso sí, se abrazan y se tiran al suelo en cuanto pueden, yo creo que pa descansar. Salgo zumbando.

Por |2010-09-30T20:29:10+01:0028/09/2010|Categorías: actualidad, mis músicas, prácticas artísticas, teatro|Etiquetas: |2 Comentarios