Los viejos parientes…

Dentro de esa irrupción por sorpresa de los viejos parientes cinematográficos que se produce cuando conecto la TCM clásica, anoche se colaron en mi sala los personajes de Double Indemnity (conocida entre nosotros como Perdición), y de nuevo me sedujeron. Ninguna historia en la peli -ni la de la rubia y el agente de seguros- como la de Fed MacMurray y Edgar G. Robinson. Qué maravilla de amistad, expresada hasta la sublimación mediante una cerilla rascada con la uña.