Hoy es un día feliz

25 12 2011

Pero no porque haya nacido Ello (me refiero a la religión, no a la pobre criatura), sino porque he recuperado el contacto con Ginkie, la mujer que trabajó para mí en Beirut y con quien compartí tantos buenos y malos ratos. Parece que está bien, luchando y trabajando como siempre, y que va a dejar de nuevo Filipinas para regresar a Beirut a por trabajo. Bueno, ¡estamos en contacto y eso me alegra! Y su nena está estupenda, grandota y con los ojos asombrados, cosa que no me extraña nada, por otra parte.

Las cosas más importantes de la vida son las cosas más importantes de la vida. He dicho.