Un gran señor

25 01 2011

Gran señor, fino y culto. Tuve la suerte de tratarle un poco cuando yo trabajaba para Cultura de El País. Era de ese tipo de gente que enriquece el mundo con su elegancia. Y ha vivido, por lo que sé, como ha querido.

En otro desorden de cosas. Esto ya está. Me falta el epílogo -que es un trabajo muy agradecido- y corregir como si no hubiera un mañana. Pero ya está. Esta noche me voy al  Liceu a ver la Ana Bolena. Haré fotos y mañana las veremos. Muchas gracias por la compañía. Ahora tengo un perdonen -dentro de la saga Grandes Hombres Abyectos que empecé con Álvarez Cascos- y luego, masaje y peluquería, que estoy hecha una pocilga humana.

foto de Efe publicada hoy por El País



Un Papa en London

17 09 2010

dos cabezas, dos iglesias, dos sombreros

Tengo la impresión de que el Señor de los Puentes -pontífice- ha pegado un resbalón de tomo y lomo yendo a Inglaterra a pasear las sayas, dado que allí no le hacen puñetero caso ni a la cabeza de su propia Iglesia Anglicana, Isabelita la Sombreros. Ha ido, el hombre, aprovechando el tirón de la serie Los Tudor, a visitar el lugar en donde está enterrado el fanático Tomás Moro. Le falta el canto de un euro, al lémur del Vaticano, para exigir que Enrique VIII le pida perdón por haberse casado con Ana Bolena, dando origen -sangrías aparte, que las hubo en todos los bandos- a la modernidad y el poderío del hoy Reino Unido, dicho sea de paso, mientras la España imperial de Felipe II se hundía en el oscurantismo y la sumisión a Roma.