Anna Bolena

26 01 2011

La producción, oscura -el libreto es tremebundo: mucha desgracia hay-, es del propio Liceu. Estética filo nazi, unos paneles de madera que sugieren murallas, en algunas escenas pantallas de vigilancia, algunos figurantes encapuchados con cabezas de cuervos… Los hombres -Carlo Colombara como Enrico VIII, Josep Bros como Percy- son correctos pero no emocionan. Sin embargo, las mujeres… Ah. Primero, Sonia Prima, contralto, que hace del músico Smenton, enamorado de Ana, que la delató. Excelente en su travestimiento, como presencia escénica y muy bien de voz. Elïna Garanca, mezzosoprano, posee una voz extraordinaria, carnal, emotiva, y estuvo estupenda como Giovanna Seymour. Muy guapa, muy buena actriz, muy potente.

Y ahora hablemos de Edita Grubrova. Con 64 tacos, y no siendo ésta ya la primera representación en la que encarna a Bolena -ni en esta temporada ni en su carrera: en el propio Liceu la cantó en 1992-, posee un dominio, un mando, espectaculares. Y una voz que es lo más parecido al correr del agua, al correr de la luz, al vuelo de los pájaros… Anna Bolena es un papel muy difícil en el repertorio del bel canto. Expresar el sufrimiento en alaridos controlados nacidos de una música incansable, y resultar emocionante, creíble, conmovedora… Con 64 años, criaturas mías. Fue bellisimo.

Y el dúo del segundo acto entre Bolena y Seymour fue supremo. Saltamos todos en una ovación cuyo calibre sólo fue superado cuando Edita cantó el aria de la locura -area de aparcamiento do van a parar siempre, en un momento u otro, las heroínas del bel canto; las del verismo pasaban por el departamento de tuberculosis-, que no es que ovacionáramos: ¡es que rugimos!

Aparte de las fotos, os subo un yutubegruderova, para que nada falte.

Ahí van fotos del evento, al que fui con Neus. Dejamos a Tonino jugando con y al cuidado de sus hijos.

Neus, escalinata de entrada

Ídem, servidora

Vista desde anfiteatro

Desde nuestro asiento en platea

El escenario, antes de cerrar la cámara

Neus y yo, Salón de los espejos

Vista del Salón de los Espejos

Colombara saluda al final

Saludo de los principales

El saludo de Edita al final del primer acto