Imprescindible

No sé si conocéis ya este llamamiento de Pedro Olalla desde Atenas, pero si es así, una vez más no sobra.