Por los pies

7 08 2011

Siempre hemos escuchado a los sabios profetizar que el día que el gigante Chino despierte se nos comerá por los pies. Bueno, imaginad que por fin alguien con un par de boles de arroz se pone a dirigir la economía estadounidense y occidental en general. Con las cosas que hemos visto a mí no me extrañaría nada. Menos mal que me coge mayor para entrar en una cadena de montaje para trabajar veinte horas por un bol de arroz, precisamente. En www.elpais.com