Unos se reunen, los otros siguen muriendo

16 04 2015

Ahí va el primer párrafo de mi artículo de hoy:

Estas grandiosas cumbres de políticos internacionales, como la organizada en Barcelona hace unos días -reunió a una caterva de ministros de Asuntos Exteriores-, supuestamente se convocan para mejorar la situación del mundo. Bien sea a cachos, o en general: da lo mismo, porque nunca funcionan, ni era su intención. Se trata del paripé, es una forma estulta de justificar el cargo y el sueldo. Sin embargo, parece que cuela: los informativos e informadores suelen tratarlas con manifiesto respeto y escrupulosa ignorancia. Como si existieran más allá de las fotos, del ir y venir de coches con chófer, y de los turbios tocamientos que se hacen los anfitriones, en este caso tan ínclitos como Mas y Rajoy, desde sus respectivas peceras ideológicas.

Entero, lo tenéis en eldiario.es