¿Cumpledécadas feliz? ¡Sí!

Os doy las gracias por las felicitaciones y os digo que, vestida de Ana Karenina algo más voluminosa y añosa voy a aventurarme hacia la Barceloneta para celebrar allí comida de cumple-siete-décadas. Ojalá que los virus no vuelvan, porque este año son mutantes y la han tomado conmigo. En todo caso, voy a disfrutar del mar y de la compañía. Tengo tantas ganas de callejear y de cambiar de ámbito que no veo el momento de ponerme en marcha y de subir a aviones y de cruzar fronteras, para ver mis paisajes favoritos y a mis seres queridos que moran en otros lugares. Estos larguísimos días transcurridos en casa he tenido tiempo de hacer puzzles con los recuerdos. Me han quedado divinamente incompletos: olvidadas las piezas de los malos ratos, de la mala gente, el resultado ha sido muy enriquecedor. Espero reencontrarme con aquellos que merecen la pena, y seguir conservando a los que nunca se fueron.

Y gracias, como siempre, por mantener viva la paraeta. En los próximos días hablaremos de países. Abrazos septuagenarios.

Por |2013-03-18T13:03:45+01:0016/03/2013|Categorías: intimidad|Etiquetas: |38 Comentarios