Entremés

17 04 2012

 

De mi exitoso y exultantemente feliz viaje a El Cairo, para promocionar “Sin entrañas”

resignado camello y exultante yo



Egipto por Olga Rodríguez

5 12 2011

En www.publico.es



El dia de ayer

28 10 2011

Buenos dias. Os escribo desde el unico ordenador que funciona en estos momentos en el bisiness center -del Marriott!!!!- pero es que es viernes y el tecnico esta santificando. Como tiene el teclado cojo le he puesto mi movil cairota en el lado corto. Tiene su encanto.

Ayer pase uno de esos dias estupendos que solemos regalarnos Adrian y yo en el Cairo. Siempre empieza igual. El me llama: “Salgo de casa”. Vive en Giza, de modo que tardara un rato. A punto de llegar al hotel vuelve a llamarme, salgo y le espero. Ayer, mientras le aguardaba, fotografie la placa que pusieron en la fachada principal cuando hicieron reformas: algo asi como “el honorable presidente Mohamed Hosni Mubarak inauguro…”. No somos nadie.

Nos fuimos a Jan el-Jalili, eligiendo una de las dos entradas que mas nos gustan, y ya nada mas entrar Adrian hizo que me fijara en unos chales muy bonitos. Compre uno para mi y otro para Violeta. Adrian no solo habla arabe feten -el clasico y el de la calle- sino que les conoce, y  regatea muy bien. Luego, del bracete, el con su elegante baston y yo con la rodillera oculta pusta, descendimos hacia el barrio islamico, metiendonos por Siga, o Shiga, por la calle de las joyerias. Oro para las dotes de novias y para las ninyas, plata por un tubo. Mas adelante nos metimos en el Museo de Tejidos, donde se conservan  fragmentos de telas faraonicas, unos pies de momia, y muchos tapices y telas coptos e islamicos… Os hice una foto (esta prohibido) del calzoncillo de Tutankamon, una especie de tanga muy apanyado.

Seguimos y seguimos, y cuando ya no pudimos mas nos sentamos en el pintoresco cafe de Om Khulzum, y nos hicimos un te y un descansito. Luego dimos la media vuelta, y otra vez hasta Jan el-Jalili. Teniamos el plan de ir a cenar al FishMarket, uno de esos restaurantes-barco amarrados en el Nilo, pero primero, estabamos muy cansados y, segundo, el follon del trafico era demasiado, tipico de vigilia de fiesta. Elegimos el jardin del Marriott: cervecita, shisha para mi y, cuando cambiaron el turno -y con el, la carta-, pedimos algo sencillo, pollito muy asado al carbon para mi y kofta para el. Pero lo principal fue la charla. Hable mucho con el de la novela -y el se ponia muy Fattush para asesorarme-, y de todo lo habido y por haber.

Y hoy he de escribir una cosa que me han encargado para El Pais Semanal. Hasta pronto.



Hoy es 6 de Octubre

6 10 2011

Y es fiesta patriotico-militar, pero sin desfiles (espero), aunque ayer y anteayer volaron rasante aviones de guerra por encima de la pisci y de la ciudad en general. Se celebra la victoria -inicial- de Egipto el 6 de octubre de 1973, sobre Israel. La guerra dur’o todo octubre y se la conoce por el nombre de este mes y los israelies, tambien, por Yom Quipur. Como vivo al lado del punte y la sucesiva avenida del 6 de Octubre, considero que hoy es una especie de capicua.

Ayer inverti la tarde en ir al Jan el-Jalili, pero no como turista, sino acompanyando a Mustafa y a su mujer, Hala -42 anyos, muy simpatica- a comprar cuentas y otras cositas de fantasia a los mayoristas de la parte alta. Fue estupendo porque me permitio quedarme en segundo plano, como una amiga de la familia que hace fotos, mientras Hala y la duenya manipulaban el genero. Las perlas, de Mallorca, hijos mios. El mundo es un panyuelo.

Luego quede en La Bodega -un restaurante/bar muy agradable de la susodicha 6 de octubre- con Nuria y Miguel, grandes estrujamientos, estupenda charla, copas. De all’i nos fuimos a lo que conocemos como “el hotel de los hermanos Cohen”, porque parece que estes en “Muerte entre las flores”. En la terraza, que es muy agradable y estaba llena de gente, se toma shisha, hay cerveza, se ven los hoteles y el Nilo, y los precios son moderados. Hay bombillitas decolores alrededor. En fin, muy bien. Pero me deje alli -o lo tienen los Tesoneros- mi capazo con, entre otras cosas, mis apuntes para la novela. Menos mal que mi cerebro lo retiene todo.

En cualquier caso, no confieis en Nuria para que arregle lo de Internet, ella esta en las mismas y hoy a va a intentar conectar el suyo Yo me acercare luego al Semiramis, a ver si por casualidad les funciona tan bien como el anyo pasado. Hoy almuerzo con el consejero cultural de la embajada de Mexico, Tonyo, estupendo fotografo, y con su mujer, Vivian, que tambien es escritora. Voy a su casa, me apetece un hogar de vez en cuando.

EXUBERANTE, en efecto, es sin HACHE, pero ya siempre os digo que la hache intercalada es mi punto debil ortografico, aparte de los catalanismos gramaticales propios de mi misma idiosincrasia y a los que no renuncio. Por decirlo corto: TENGHO UN INTHERCALISMO DESHORBITADO.



Tengo mucho por contar

5 10 2011

Las tecnologias siguen implacablemente mudas. No solo internet. Tengo las llamadas internacionales restringidas. Deduzco que los capitalistas de siempre no se fian del Egipto actual y estan cortando el credito. Pasa lo mismo con el fijo del hotel, sale una senyora que me niega la conversa. En fin: aqui en el business center (es un business clarisimo para el hotel), usandolo como en los viejos tiempos.

Hoy me he enfrentado yo sola con el Golfo Persico, en la piscina del Marriott. Un petrobeso de unos doce anyos, que acababa de cebarse con un triple sandwich y frasco y medio de ketchup se ha dejado caer y ha venido hacia mi para arrancarme el artilugio con el que yo estaba golpeando esforzadamente las aguas. El muy esferico -con incipiente bozo y tetas mas que exhuberantes- ha huido a todo correr y yo he empezado a lanzarle alaridos e improperios en castellano y en ingles. Mientras, el tio, en un rincon de la pisci, intentaba imitar mis movimientos sin ahogarse. Me he lanzado en plan submarino -os lo juro, ni yo misma podia creerlo-, con el claro proposito de agarrarle los pantalones de banyo modelo King Saud Size por la goma de la cintura y bajarselos. El muy cobarde ha salido corriendo, ha subido la escalera -siempre sujetando el adminiculo de marras- y ha pedido ayuda: con doce anyos, ya os digo. Entonces ha aparecido su madre -tambien podia ser Napoleon, dado que iba cubierta con el uniforme de ninja para exteriores-, el nene se ha quejado, y yo les he conminado a devolverme el asunto. Por fin ha aparecido la masajista, que es una de esas santas con uniforme, el pelo recogido en un panyuelo negro y, encima, una gorra de beisbol, y le ha convencido para que lo soltara, mientras yo le hacia al nene un ostensible gesto de rajarle la garganta. Manyana pienso bajar con las agujas de la colcha.

Con Mustafa he descubierto que tengo un problema que es, a la vez, una ventaja. Es un egipcio noctambulo, como casi todos. No se presenta antes de las 16.30, por lo cual todas las fotos que he podido hacer han sido nocturnas, i el iphon no sirve para esas cosas. La Teson va a dejarme su automatica. El caso es que, afortunadamente, esa cualidad de buho de Mustafa me permite visitar barrios y hablar con el vecindario sentada con la gente en la calle, lo cual es de mucho agradecer.

Anoche fuimos a Nazet el-Samaan, que es donde vive la gente que trabaja -o trabajaba- en el turismo, y descubri a un muy animoso tendero, Mohamed, que me dijo que el no esta asustado porque no le teme al trabajo. Antes de la Revolucion tenia tiendecitas de souvenirs, que ahora ha cambiado por tiendecitas de comestibles; porque la gente lo ultimo que deja de hacer es comer.

Luego fuimos a Abu Daoud, otro barrio cercano pero menos turistico, y alli conoci a Ali y a otro cuyo nombre ahora no recuerdo, pero que tengo apuntado. El primero practicamente es el duenyo del minusculo callejon, en el que su familia vive desde su bisabuelo. Sexagenario y muy amable -en plan picaron y viciosillo, pero sin ofender-, me conto que tiene una esposa y tres hijas ya casadas y una a punto de casarse con su primo carnal. Lo de tener solo hijas fue una desgracia pero colocarlas le ha sentado muy bien, al parecer. El otro caballero iba en galabeya y es funcionario del ministerio de agricultura, supongo que conserje. Para ambos las cosas estan peor que antes, pero parecen resignados a la idea de esperar cinco anyos a que se arreglen. El problema, como el de toda la gente con la que voy a hablando, es que van despistados, no saben a quien votar, y tooooodos sin excepcion odian a los militares ex mubarakianos que ahora estan al cargo.

Luego nos fuimos todos a la inauguracion de la tienda del sobrino que se casara con la hija. Estabamos tan euforicos -con disc jockey y todo-, que ni me fije en de que era la tiendecita, iluminada para la ocasion con bombillas de colores, como aqui se hace cuando se inaugura un negoc io.

Cuando regresamos a El Cairo no habia mucho trafico, de modo que ibamos a toda leche, con todo el mundo adelantando, incluidos nosotros, preferiblemente por la derecha. Como no es uso el cinturon de seguridad, y no queria parecer cobarde y no me lo puse, me limite a imaginar repetidamente que me esposaba al freno de mano. Y asi llegue a este venturoso hotel do abundan los ninyos foca malcriados del petroleo.

Continuara.