A votar Humanidades, gente

21 05 2015

Así titulo mi artículo de hoy, que empieza así:

No es una tormenta en un vaso de agua, una falsa alarma, el hundimiento de un souflé. Ni un espejismo ni el sueño de una noche de verano. Ni un ramalazo ni un capricho ni un sarpullido ni un calentón. Cualquiera que sea el resultado -y va a ser duro quitarles a Estos el poder de que se apropiaron, a fuerza de añadas, prebendas y tentáculos-, el Nosotros, en sus múltiples manifestaciones, ha venido para quedarse. No es espuma. Es fermento. Y por mucho líquido que aún quede por cuajar, ahí está, hormigueando, dando vueltas con el sueño colectivo a cuestas, empapando las sábanas con el deseo de un mundo mejor, de un país mejor, de un municipio mejor, de un barrio mejor, de un corazón mejor entre dos puertas.

 Entero, lo encontraréis en eldiario.es


La vuelta al calcetín

14 05 2015

Aquí tenéis el primer párrafo de mi artículo de hoy:

Poco partidaria como soy de las patrias y de sus patriotas, observo, como muchos otros, un amor mundano y cálido hacia la ciudad en donde fui nacida, y en la que crecí, y a sus partes más íntimas. A falta de un pueblo pequeño, que para mí es la quintaesencia de lo próximo, concibo la ciudad como un conjunto de barrios convertidos en pueblos, en aldeas, en núcleos de convivencia en donde nadie debe sentirse excluido, nadie perdido o ajeno. Tal es mi ideal, y supongo que existe mucha gente como yo, personas que, ante la experiencia de la vida, de los avatares en que nos vemos envueltos, de las preguntas que debemos hacernos, cada vez nos ensimismamos más, pero no en el sentido egoísta sino en el de enriquecernos por dentro acotando el terreno, cuidándolo y amándolo.

 Entero lo podéis encontrar en eldiario.es