Una canción

25 03 2012

Que me chifla: ésta.



Hoy me rebelo

1 01 2012

Al principio pensé en seguir el concierto de Año Nuevo, como siempre, pero este año no mantengo buenas relaciones con el antiguo imperio austro-húngaro, ni con el imperio prusiano, ni con sus sucesores, y las marchas militares, aunque sean de un Strauss u otro, me dan vómito. En cuanto a los valses, son bellos, pero su música anuncia el fin de una era y, ya puestos, prefiero la ráfaga del acordeón que sale en El tercer hombre, surgiendo entre los restos de ese mundo destruido. Por el momento, yo creo que nos encontramos en una etapa en la que todavía podemos bailar melodías que son más nuestras. Os dejo ésta, elegida con sumo cuidado, para todos nosotros.

Y ahora me voy a hacer un montón de cosas y pasaré el resto del día disfrutando de la sensación de estar viva, y de seguir teniendo amigos (no siempre los mismos: la lista cojea por una parte, se enriquece por otra), y de que Tonino continúe bien. Est año, además, ha descubierto que existe la pularda, y me mira como si me dijera: “¿toda una vida con pienso, latas y pechuga de pollo industrial? ¿por qué no me serviste pularda antes?”. No sé cómo voy a conseguir que vuelva a su dieta habitual, aunque ya estoy en ello.

Buena entrada y continuación de  2012 para todos.



Y buena música

22 08 2011

Eric Clapton



¡Y buena música!

19 08 2011

John Mayall, Eric Clapton and Co.



Y ésta, por los días que vienen

27 11 2010

No es una canción alegre pero es muy hermosa, y de resistencia. Porque las fechas que vienen, la navidad, el año nuevo, inevitablemente nos traen el dolor por los que se fueron para siempre. De modo que una buena canción resulta una excelente muleta con la que atravesar las semanas que vienen, del brazo -sobre todo- de los que aún están.